domingo, 4 de diciembre de 2011

presbiopía

     A mí que me crezcan arruguillas, me salgan canas o me desciendan las tetas, pues bueno; lo que me hace sentir mayor es no ver la carta de un restaurante o el precio de las etiquetas. Y los SMS y WhatsApp de mis hijos (especialmente cuando estoy conduciendo y llevo gafas de sol sin graduación) que andan faltos de vocales.
    Es chungo no ver de cerca; peor, si una ha disfrutado de una leve miopía hasta ahora.
    Los asuntos de refracción y acomodación precisan un sutil equilibrio. Como las estaciones del año. 


    Me entretuve en primavera, y de repente fue 1 de noviembre. El puente que no pude disfrutar por ensayos y por trabajo, lo dediqué, entre otras cosas, a sanear mis e-mails (diagnóstico : Diógenes con todas las de la ley) Los ángeles que me visitan por esas fechas, ayudaron a revisar carpetas que me daban miedo. Y disfruté al sentir las comisuras de los labios buscando la paz del cielo. Y encontré lo más valioso, mi respuesta a algunos de los mensajes que releí en un "nifúnifá", ya sabedora de que lo único certero es mi parte, lo que ahora siento cuando soy consciente de lo que dí y tengo para seguir dando. Y llegó, sin casi darme cuenta, el Adviento.
Hoy, encendí la 2ª vela morada. La primera fue la del Amor. La segunda es la de la Paz...

3 comentarios:

Elvira dijo...

Lo más interesante se mira con ojos que nunca quedan présbicos. Ese gran consuelo. Pero sí; estoy muy de acuerdo. Da rabia a rabiar tener que bailar gafas una y otra vez.

alma dijo...

Sigamos encendiendo velas pues..

cristal00k dijo...

Decía mi madre: bueh, pa lo que hay que ver... Eso sí, la mujer no se perdía ni ripio de lo que le interesaba...
Quizás con los años nos volvemos cada vez más selectiv@s y que los sms de vástagos y demás son para nota, darling... Por lo menos los de los míos.
En fin! Felices días Esperanza, estos y todos!
Y un besazo!